Diseña tu casa con la técnica del Feng Shui

La técnica del Feng Shui, que se traduce como viento y agua), se basa en la ocupación consciente y armónica del espacio y conseguir, a través de él, una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan.

Esta técnica tiene origen en la cultura china y no tiene nada que ver con decorar bien, si no con consciencia y sin abarrotar el espacio.

¿Y cómo se pone en práctica?

Es una técnica que no se puede explicar en un artículo, pero sí que daremos los conceptos e ideas básicas para entenderla un poco mejor. El primer paso es organizar distintas estancias de la vivienda, ya que el desorden provoca un estado de ánimo negativo.

Para conseguir harmonia y paz en tu hogar los colores son muy importantes. Para el dormitorio son aconsejables los tonos rosados, que transmiten tranquilidad y podemos acompañar esta harmonía con ambientadores relajantes unas horas antes de ir a dormir.

Si queremos conseguir un buen descanso es importante que la cama no esté colocada de según de qué manera. El lugar donde ponemos los dos pies o allí donde colocas la cabeza no debe estás colocado en dirección a la puerta, ni estar colocada justo debajo de una ventana.

El móvil no debe quedarse en la mesilla de noche, para poder evitar las ondas electromagnéticas y para poder descansar mejor. La cama debe ser la protagonista absoluta del espacio y debe estar colocada en diagonal y opuesta a la puerta.

Los espejos también pueden ayudarnos a generar armonía en casa, colocando uno en el salón verás el efecto positivo que transmite, además de ayudar a ver el espacio más amplio.

En cuanto a la mesa del salón debería ser, preferentemente, redonda y de madera, para generar el aspecto de un hogar tranquilo y cómodo. Los sofás deberían ir colocados sin enfrentar, formando ángulos de 90 grados y evitando poner todos en línea, para que la comunicación sea fluida.

Si tenemos chimenea, el fuego es maravilloso para generar aún más comodidad y harmonía en nuestra casa. Para la iluminación es recomendable tener una iluminación general y otra puntual, para decidir qué intensidad de luz queremos.

En lo que se refiere al baño, debe adaptarse a las dimensiones del espacio, creando una parcela de intimidad, comodidad y que muestre solamente aquello que pueda verse y que aporte orden y limpieza, sin elementos que perturben la calma.

Las plantas pueden ayudarte mucho a encontrar el equilibrio harmónico y relajante que buscas. Del mismo modo que los ambientadores, que pueden contribuir a generar un estado de paz y serenidad, gracias a olores relajantes como la lavanda, por ejemplo.

C/ Pintor Joan Miro, 16. Pol. Ind. Can Humet
de Dalt. 08213 Polinyà, Barcelona · Tel.: +34 937133500

@ 2015 Dermo. todos los derechos reservados
Web by CBM Publicitat

Mapa del sitio