Cómo limpiar la campana extractora

Saber limpiar la campana extractora de nuestra cocina es muy importante, ya que es un elemento que, aunque no nos demos cuenta, retiene una gran cantidad de suciedad que, a veces cuesta de eliminar. Si realizamos un correcto mantenimiento de este elemento, también estaremos asegurando su correcto funcionamiento, así como alargando su vida útil, cosa que ocurre con cualquier electrodoméstico.

El humo y vapor que sale de la comida cuando estamos cocinando no está nada limpio, por lo que toda la suciedad se la lleva este elemento. Una vez lo tengamos claro, es necesario que eliminemos el exceso de grasa de forma diaria de todo lo que pueda quedar almacenado en dicho elemento. Además, una vez al mes sería necesario realizar de forma mucho más exhaustiva la limpieza de nuestra campana extractora.

A la hora de utilizar productos y material para realizar esta tarea, es necesario tener en cuenta el material con el que está fabricada, así como las instrucciones que nos pueda dar el fabricante en su página web o manual del producto.

Trucos para realizar la limpieza de la campana extractora

Independientemente del producto que utilicemos para realizar la limpieza de la campana extractora, es muy importante que usemos trapos o esponjas suaves, de esta forma, nos aseguramos de que no dañamos su superficie. Para garantizar la eliminación total de la suciedad no es necesario una esponja muy dura, sino que debemos hacer uso de un producto de limpieza adecuado y especifico para ese tipo de material y suciedad.

Aunque diariamente limpiemos al parte exterior, una o dos veces al mes será necesario que quitemos el filtro y lo limpiemos a conciencia. De esta forma, nos aseguramos de que eliminamos la grasa y suciedad por completo. Es tan importante que no haya suciedad como que esté bien desinfectada, por este motivo, siempre es recomendable utilizar agua caliente a la hora de realizar esta tarea.

Dependiendo de la regularidad con la que utilicemos nuestra campana extractora, la suciedad a limpiar será una u otra, y caerá sobre nosotros la responsabilidad de escoger un producto totalmente adecuado, este puede ser desengrasante, desincrustante o algo más general. Si tenemos la oportunidad, lo mejor es probarlos y conocer realmente cual es el producto necesario para esta parte de nuestra cocina.

Aunque creamos que esta limpieza puede llevar mucho tiempo, lo cierto es que, si la realizamos con frecuencia, lo más seguro es que en cinco minutos la tengamos totalmente impecable. Esto es debido a que si hay menos suciedad, se elimina mucho más rápidamente y con un esfuerzo mucho menor.

MENU

Mapa del sitio