LA HIGIENE PERSONAL, UN FACTOR MUY FUNDAMENTAL

La higiene personal es un factor esencial y aún más en las personas con movilidad reducida, que no lo tienen tan fácil para elaborar con toda seguridad las actividades de la vida diaria relativas a su propia higiene personal como por ejemplo ducharse, vestirse, etc.

Si buscáis una fábrica de detergentes para la limpieza e higiene industrial y doméstica, Dermo es la solución. Con una tecnología avanzada, investigación y desarrollo, respeto por el medio ambiente, competencia, formación constante y alto nivel de profesionalidad en nuestro equipo humano, empeñado en preservar la calidad de vida, la protección del entorno natural continúa motivándonos para desarrollar en los laboratorios nuevos productos con ingredientes activos altamente biodegradables que hacen posible un desarrollo sostenible.

 

¿CÓMO SE REALIZA LA AYUDA?

Según sea el grado de desplazamiento y autonomía de la persona, tendrá distintas necesidades de ayuda, que van desde la ayuda para levantarse, ducharse y vestirse, a los cuidados higiénicos de la persona respectiva.

La higiene personal se tiene que adaptar a las necesidades de la persona, teniendo en cuenta que atender a una persona semiautónoma, es muy distinto a cuidar a una persona encamada, de la misma manera que atender a una persona cabal, no es lo mismo que atender a una persona con las capacidades cognitivas mermadas.

En el momento de la higiene personal es esencial conservar una buena relación con la persona y para ello nos ayudará, seguir siguientes pautas:

  • Elaborar un entorno favorable para que la persona y el cuidador se sientan lo más confortable posible.
  • Informar en cada momento lo que vamos a realizar con anterioridad.
  • Escuchar y respetar lo que nos comenta la persona.
  • Que la persona coopere al máximo en su higiene personal, así se sentirá eficaz y estimulará zonas del cuerpo, reduciendo la rigidez de las mismas.
  • Respetar las costumbres que la persona tiene en cuanto a la higiene como por ejemplo la barba, las uñas pintadas, el peinado y demás.
  • Respetar la intimidad de la persona, no es confortable para nadie estar desnudo delante de la mirada de otras personas.

El cuidado de la higiene personal ha de ser cada día. Estas labores de higiene han de ser meticulosos en la cara, las manos, la boca y de manera muy especial en las partes cubiertas. Es fundamental un control continuo, pero siempre juicioso, de las personas del cuerpo más escondidas.

Cuando la persona mayor no pueda cooperar durante un cierto modo de modo al elaborar la higiene, la persona encargada de su asistencia tendrá que prestar especial atención para reconocer al momento cualquier signo de recuperación de fuerzas y de mente despierta, para hacerle que colabore en ciertos momentos.

En la higiene personal a personas encamadas, no es obligatorio destapar completamente a la persona, se puede lavar por partes y sobre todo destapar lo mínimo posible las zonas intimas, obviando enfriamientos y respetando su pudor el máximo posible.

MENU

Mapa del sitio